Halloween: una tradición que no nos pertenece.

El fenómeno cultural que envuelve a la celebración de halloween es un claro ejemplo de transculturización, en el cual, la identidad nacional de las personas de un país es gradualmente sustituida por la de otro sin que estas se den cuenta o no les importe.

Y no me refiero a que en Estados Unidos sus habitantes o gobernantes se estén frotando las manos al ver este fenómeno, sino a la poca cultura y educación que nos caracteriza al promedio de los mexicanos, que ante cualquier cosa llamativa nos dejamos envolver y absorber, aunque no sepamos qué es o para qué es.

Primero una breve explicación:

Calabaza de halloween

Halloween o Noche de Brujas es una fiesta que se celebra principalmente en Estados Unidos en la noche del 31 de octubre. Tiene origen en la festividad celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de todos los santos. En gran parte, es una celebración secular aunque algunos consideran que posee un transfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa de 1840.

La palabra Halloween es una derivación de la expresión inglesa All Hallow’s Eve (Víspera de Todos los Santos). Se celebraba en los países anglosajones, principalmente en Canadá, Estados Unidos, Irlanda y el Reino Unido. La fuerza expansiva de la cultura de EE. UU. ha hecho que Halloween se haya popularizado también en otros países occidentales.

El día se asocia a menudo con los colores naranja y negro y está fuertemente ligado a símbolos como la Jack-o’-lantern. Las actividades típicas de Halloween son el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura historias de miedo y el visionado películas de terror.

¿Quieres saber más?

Desde que era muy pequeño, he escuchado sobre la “celebración” de Halloween, a pesar de que en aquellos días no tenía idea de lo que significaba (y muchos hoy no lo saben), y de hecho, la mayor parte de lo que conocía fue por la película, lo que elevaba esa “celebración” a un estado sobrenatural. He de aceptar que era muy impresionable (¿Y qué niño no lo es?).

Mi máximo terror llegaba cuando en esa fecha mi abuela (una persona sumamente supersticiosa), comenzaba a hablar sobre que en la misa el sacerdote les había dicho que era una celebración satánica, en la que las brujas y el diablo andaban sueltos por las calles y no sé que tanta tontería más.

Pero con los años me fui dando cuenta de que no era tal cosa, sino una estúpida fiesta en donde los niños (y algunos adultos que se creen niños), se disfrazan y salen a pedir dulces por las calles.

Esta “tradición” introducida desde E.U, que a su vez viene desde Irlanda y Reino Unido, está ganando tal fuerza que ha comenzado a desplazar tradiciones mexicanas como lo es el día de muertos, donde, en vez de salir a las calles como idiotas (y para colmo, disfrazados) a pedir a gritos dulces y hacer daños en las casa (porque muchos solo salen para eso), se venera la memoria de nuestros difuntos de manera respetuosa y sin causar ningún daño a nadie, ni gastar dinero en disfraces inútiles que no volverán a usar en todo lo que les queda de vida y que en cambio, en el día de muertos se usa para preparar las comidas que a los difuntos gustaban (y nosotros nos comemos, todo hay que decirlo).

Nadie me va a negar que esto del “halloween”, es una minita de oro para las empresas que venden disfraces, dulces, botanas y cuanta cosa se les ocurra; hasta los sacerdotes se benefician asustando a la gente y sacándoles dinero para el diezmo y que sus almas no ardan en el infierno (yo lo he visto).

Muchos protestarán y alegarán que es por diversión, y si, es diversión, pero siendo halloween una tradición extranjera no le veo sentido, no somos de otro país.

Es muy diferente la forma de celebrar el día de muertos en México, con las tradicionales calaveritas de azucar, el pan de muertos y las populares calaveras, frases en la que se componen para una persona o grupo específico como si estuvieran ya muertos; es una forma alegre de recordar que la muerte es algo inevitable, y que no por eso nos angustiaremos. Además que es considerada por la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad, cosa que de halloween no he escuchado, visto, ni leído.

A continuación una breve explicación de esta tradición:

Catrinas

El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a los difuntos el 2 de noviembre, comienza el 1 de noviembre, y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Es una festividad mexicana y centroamericana, se celebra también en muchas comunidades de los Estados Unidos, donde existe una gran población mexicana y centroamericana. La Unesco ha declarado esta festividad Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. El Día de Muertos es un día festejado también en el Brasil, como Dia dos Finados, aunque esta festividad no tiene las mismas raíces prehispánicas que la festividad mexicana.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos desde hace tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “la Catrina”, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

Por si te interesa saber más.

Recuerden:

El día de muertos es patrimonio inmaterial de la humanidad. Halloween no.

Antes de despedirme una calaverita:

La muerte buscando la manera
para que el autor de este blog se muera,
le puso en el otro mundo, internet y una computadora
porque es lo que él más adora.

Nos leemos en otra ocasión.

2 comentarios sobre “Halloween: una tradición que no nos pertenece.

  1. Apenas lo he leído y concuerdo con todo lo que has escrito.
    Inclusive (y aunque mi esposa me vaya a regañar por ello) digo que lo mismo pasa con la religión, la cual, muchas veces es impuesta.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s