¡Me compré una Wacom!


Wacom Intuos Draw 1

Desde que supe por primera vez de la existencia de este tipo de dispositivos allá por 2003, quise tener una tableta digitalizadora con la cual poder plasmar trazos hechos a mano en la computadora sin tener que depender de un escáner, dicho anhelo se cumplió en 2006 cuando por azares del destino pude hacerme de una modesta UC-LOGIC WP5540U que me costó en aquel tiempo la friolera de $500 Pesos mexicanos, y de la cual ya he escrito en otras ocasiones.

Sigue leyendo “¡Me compré una Wacom!”

De vuelta.


De vuelta

Me paso por este lado solo para avisar que pronto este blog se reactivará para continuar con uno de mis pasatiempos favoritos: escribir.

Ya en otro momento dije que este blog no iba a abandonarlo. Sin embargo, he estado alejado de él por dos años ya que por cuestiones laborales y educativas, no he podido escribir aquí. No obstante, lo retomaré tan pronto me sea posible y la escuela me lo permita.

Y se preguntarán ¿escuela? Pues sí, he vuelto a la escuela, y actualmente me encuentro en el quinto semestre de la Ingeniería en Tecnologías de la Información y Comunicación (ITIC). Creo que ya lo había mencionado en el post Anterior a este que escribo actualmente.

Tantas cosas han pasado durante estos dos años que me tomaría mucho tiempo escribirlo, pero haré todo lo posible por hacer un resumen:

En 2014, como ya dije, hice el anuncio de que abandonaba mi negocio, lo cual hice al poco tiempo, y para compensar todo el tiempo libre que me quedaría, decidí volver a la escuela en busca de mejores oportunidades, tanto laborales como personales, ¿y saben qué? no me arrepiento; estoy bastante contento de la decisión que tomé, pues he conocido a gente nueva y he aprendido bastantes más cosas además de las que ya sabía acerca de informática. Además de eso, me han surgido algunas ofertas de trabajo bastante tentadoras.

También mencioné la posibilidad de poner un negocio de comida, pero eso no se pudo concretar por diversos motivos que no vienen al caso comentar aquí. Lo cual me facilitó la entrada a la escuela.

Con respecto a la escuela, después del examen de admisión, cuando ingresé, me convertí automáticamente en el anciano del grupo, pues desde ese momento a la fecha, soy el de mayor edad en él, afortunadamente, no por mucho, ya que a mis 29 años de edad (en 2014), solo era un año mayor que la persona inmediatamente menor que yo. Sin embargo, la diferencia de edad con el resto del grupo va desde los ocho hasta los 11 años. Así que imagínense a un tipo de casi 30 años entre un montón de muchachitos recién salidos de bachillerato. Afortunadamente, nos acoplamos muy bien y hoy formamos un grupo muy unido. Además de ser un grupo ventajosamente pequeño, pues apenas somos nueve integrantes.

Ahora bien, con respecto a este blog, como ya mencioné líneas arriba, pienso retomarlo, aunque, como ya intuirá más de uno, su actualización no será con mucha frecuencia, ya que los estudios me impiden dedicarme de lleno a esto. No obstante, sí quiero reiniciar escribiendo temas sobre informática, ya que como bien pueden notar en este blog, la tendencia es la de hablar sobre temas relacionados con computadoras y sobre todo, de software libre, teniendo de vez en cuando, artículos sobre otros temas de mi interés. Porque deben saber (si es la primera vez que entran en este humilde espacio), que me encanta compartir lo poco que sé sobre cualquier tema.

Es más, creo que comenzaré un curso de HTML para principiantes, pues he notado al navegar por la red que hay mucha gente interesada en aprender este lenguaje de formateo de contenidos, el cual es esencial para quienes desean crear sus páginas web personales. Pero que sea fácil de entender y visto desde la perspectiva de un estudiante (aunque yo no era estudiante cuando aprendí, jeje :D).

Sin más qué agregar, me despido hasta el próximo post.

Estupidez.


Quizás sea que ya me estoy volviendo viejo, tal vez sea que soy demasiado listo, a lo mejor es que he madurado y por fin me doy cuenta. Pero, de unos años para acá me he fijado que los jóvenes son cada vez más estúpidos. Y no me refiero a las tonterías que uno platica y hace con los amigos en la adolescencia y en la adultez. Sino a que la capacidad mental de los jóvenes actuales no es ni de cerca, la que teníamos hace diez o quince años.

Y reitero, quizás ya me estoy haciendo viejo.
Sigue leyendo “Estupidez.”

Maldito SAT.


Y lo vuelvo a decir, y gritando: ¡MALDITO SAT!

Qué sistema informático más deficiente.

Me he pasado todo el mes de mayo tratando de registrar los ingresos y egresos de mi negocio y apenas he podido cargar el 10% de mi actividad. Y el problema es que ya se pasó la fecha límite y conociendo al gobierno, seguramente en algún momento me llegará una notificación diciéndome que no he cumplido con mis obligaciones fiscales.

Porque el gobierno nada que cumple, pero bien que nos exige a los contribuyentes.

Si alguien del gobierno lee esto, que espero que si, quiero decirle que hasta que no resuelvan el problema de los servidores saturados y los fallos en JAVA, pocas personas vamos a poder cumplir con lo que esta abusiva ley dispone.

De hecho, ya me estoy planteando cerrar mi negocio y ponerme a trabajar en otra cosa.

4 años en WordPress.


pastel
Tal como lo leen, este blog cumple cuatro años en WordPress. Un día como ayer me mudé desde blogger a este sitio.

La razón por la que me cambié de blogger a WordPress fue porque la gestión de los contenidos me pareció mucho más sencilla y sin lugar a dudas más poderosa.

En fin, seguiré en WordPress, espero, por muchos años más.

Un año más que se va.


2013 está por irse y no quiero dejar pasar el resto del año sin una última entrada (del año, que todavía no pienso dejar este blog).

¿Qué puedo decir de 2013? que ha sido un año malo para mi, tuve muchos contratiempos y pocos beneficios económicos, mi salud no ha sido la mejor y sobre todo, he tenido muchos problemas personales (los familiares son los peores enemigos).

También hubo cosas buenas, pero haciendo el balance, me fue mal.

Sin embargo, sigo aquí (¡Tomen esa, pinches parientes parásitos!) y no pienso rendirme nunca, seguiré adelante hasta que mis fuerzas se acaben, y después de eso, no me detendré (a menos que me muera). Porque mientras tenga piernas, me mantendré de pie.

Espero que 2014 sea bueno conmigo y me permita salir del bache en el que he estado metido los últimos 362 días.

La suerte me sonríe.


Como recordarán, no hace mucho reviví una vieja computadora que había estado acumulando polvo durante tres años y que utilizo como servidor, de la cual, no me había planteado actualizar su hardware, puesto que al ser un equipo obsoleto, es muy difícil encontrar piezas para él (procesador Pentium IV de 2.4 GHz, 256 MB de RAM DDR y Disco duro de 40 GB serial ATA).

Pero ¿Qué creen? hace cosa de unas horas, un tío mío me acaba de obsequiar su computadora, la cual, tiene la misma edad que la mía y cuyas pieza son compatibles (obviamente). Según mi tío, la máquina ya no tiene el rendimiento de antes (obviamente, tiene diez años) y había estado pensando en tirarla, pero dice que cuando iba a desecharla, se acordó de mi, y pensó que iba a servirme de algo. De esa forma, es que la maquinita cayó en mi poder.

Pues bien, me he dado a la tarea de traspasar la memoria de la máquina de mi tío a la mía y de paso he cambiado el procesador, pues el de mi tío es de 2.6 GHZ, por lo que 200 MHZ más de algo me servirán.

A final de cuentas, he terminado con un equipo Pentium IV de 2.6 GHZ y 640 MB de RAM (quité un módulo de 128) y haciendo la prueba, sí se nota la diferencia, pues el rendimiento ha mejorado significativamente. El disco duro no creo que se lo agregue (aunque 40 GB de almacenamiento extra son tentadores), porque el disco ya debe tener mucho trabajo y no quiero tener un desperfecto que me haga perder los datos de mi servidor a final de cuentas.

En fin, estoy muy contento.

Mkahawa, para quien tiene su cibercafé en Linux.


Desde hace unos 5 meses, he venido batallando con el administrador de cibercafé CBM, y es que el servidor no tiene versión nativa en linux (pero el cliente si), por lo cual, he tenido que echarle mano a Wine para usarlo. Por un tiempo (un año) todo anduvo muy bien, podía facturar el uso de los equipos, controlar el tiempo y todas esas cosas que en un administrador de ciber no puede faltar.

Desgraciadamente, cuando actualicé a xubuntu 12.04 el cliente dejó de funcionar, y desde hace 5 meses he tenido que funcionar sin el programa para cliente, solo el servidor, lo que complica mucho las cosas, pues no puedo bloquear los equipos cliente a la hora de acabarse el tiempo (aunque eso lo solucioné echando mano a ssh). Aunque el servidor me sirve para contar el tiempo, pese a que no registra la activación de los clientes.

Harto de esa situación, me dispuse a buscar un administrador de cibercafé nativo para Linux, entre toda la búsqueda solo encontré cuatro sabores: Open Lan House, Cyborg, Café con leche y Mkahawa.

Open Lan house ya lo había probado en la distribución Loculinux, pero desafortunadamente no me sirvió debido a que dicha distribución se congela en mi servidor, no así en la máquina virtual donde primero la probé.

La segunda, cyborg, pide tener un servidor web, bases de datos postgreSQL, entre otras cosas para su configuración, cosa que no me entusiasmó mucho que digamos, debido principalmente al poco tiempo libre del que dispongo para hacer las preparaciones.

Café con leche… bueno… ya está descontinuado.

Finalmente me quedé con mkahawa (café o restaurant en Swahili), que es una continuación de café con leche, y por tanto comparte sus bibliotecas. El único inconveniente… no tiene versión de 64 bits, a menos que quieras compilar el código fuente, lo cual finalmente hice.

Aunque en un principio, yo no soy el tipo de persona que busca compilar toda su paquetería, en esta ocasión me vi en la necesidad de hacerlo, por lo que si alguien está en la misma situación que yo, aquí van unos videos hechos por el colaborador del proyecto Script Warlock en donde se explica paso a paso lo que se debe hacer para compilar mkahawa tanto su versión de servidor como de cliente.

Servidor:

Cliente:

Ya que hayamos seguido los pasos, debemos echar a andar el servidor. Para eso, el programa pide un nombre de usuario y una contraseña. Por defecto es “admin” (sin comillas) para el usuario y contraseña, pero el programa da la posibilidad de crear nuevos usuarios.

Para una mejor comprensión del programa les invito a que se den una vuelta por la página del proyecto en su sección de FAQ: http://mkahawa.sourceforge.net/

Finalmente, a pesar de que el programa hace todo lo que yo necesito, si se hecha en falta una mayor diversidad de este tipo de aplicaciones en Linux. Sin embargo lo importante aquí es que esta utilidad es software libre, por lo que si alguien quiere cooperar con el proyecto lo puede hacer, beneficiándose y beneficiando a todos los dueños de ciber que usamos Linux.

Por último, quiero mencionar que mkahawa también tiene cliente para windows, aunque por obvias razones no lo he probado.

Un buen proyecto del que seguramente nos beneficiaremos muchos dueños de ciber, pero que requiere compilación para su implementación.