Formatos de compresión de audio libres: Ogg vorbis.

Si menciono música en la PC ¿qué se les viene a la mente? MP3 ¿verdad?

¿Y si les dijera que hay formatos de compresión de audio más allá de este? ¿me creerían?

Pues si, hay todo un mundo de formatos para la compresión del sonido de nuestras canciones favoritas, y vienen en dos presentaciones: compresión con pérdida ―lossy― y compresión sin pérdida ―lossless―.

En esta entrada me centraré en la compresión con pérdida, la más común.

NOTA:
Quiero aclarar que no soy ningún experto en sonido, solo alguien muy aficionado a escuchar música todo el día que quiere echar un poco de luz sobre el tema a quien quiera aprender un poco de esto sin tener que entrar en explicaciones demasiado técnicas.

Si me equivoco en algo, por favor dígalo en los comentarios.

¿Qué significa compresión con pérdida?

Significa que cuando extraemos una canción desde su original en CD, vinilo, DVD, SACD, etc., estamos descartando información ―frecuencias― que teóricamente no podemos escuchar, lo que en la práctica se traduce en la ventaja de un tamaño por archivo bastante reducido ―tanto como 1/10 o menos―, pero con la desventaja de perder calidad en el sonido, lo que para el oído medio y poco acostumbrado pasará desapercibido, no así para un oído entrenado, como por ejemplo el de personas que acostumbran escuchar música en alta calidad sin compresión o en vivo, así como la dedicada a la edición de audio.

Otra desventaja de los formatos con pérdida es la imposibilidad de recuperar las frecuencias originales, pues esa información ya se ha perdido para siempre durante la compresión.

Calidad

La calidad de un archivo de audio comprimido está determinada por la velocidad de bits ―bitrate― asignada, por ejemplo, la más común en internet es de 128Kbps ―Kilobits por segundo―, lo que le da al archivo una calidad similar al CD, velocidades inferiores tienden a distorsionar demasiado el sonido debido a la pérdida de frecuencias audibles para el oído ―aunque existes códecs que incluso a 64kpbs siguen oyéndose bien―. A pesar de ello, el oído entrenado notará los efectos de la compresión distinguiendo el característico sonido de fritura en las frecuencias más altas, como por ejemplo el de los platillos de una batería.

Códecs de compresión.

Existen muchos códecs de compresión, como el ya mencionado MP3, pero también están otros como: Ogg Vorbis, AAC, WMA, ATRAC y muchos más. Sin embargo, en este artículo me centraré solo en Ogg vorbis, ya que de todos los mencionados, es el único libre.

Pero ¿qué es Ogg?

Ogg es un formato contenedor, desarrollado por la Fundación Xiph.Org y es además el contenedor nativo para los códecs multimedia que también desarrolla Xiph.Org.

Más sobre Ogg

¿Qué es vorbis?

Es un códec de audio digital general con pérdidas, libre y desarrollado por la Fundación Xiph.Org, que utiliza el formato de archivo de audio o contenedor Ogg.

Más sobre Vorbis

A continuación una tabla comparativa entre MP3 y Ogg vorbis y lo que cada uno puede hacer, utilizando para eso un fragmento de 30 segundos de la canción de Queen, I want to break free:

CÓDEC BITRATE TAMAÑO ESPECTRO DE FRECUENCIAS
MP3 320 1.2 MB i_want_to_break_free_mp3_320kbps
256 980.7 KB i_want_to_break_free_mp3_256kbps
128 490.4 KB i_want_to_break_free_mp3_128kbps
64 245.3 KB i_want_to_break_free_mp3_64kbps
Ogg (vorbis) 320 1.3 MB break
256 1 MB i_want_to_break_free_vorbis_256kbps
128 492 KB i_want_to_break_free_vorbis_128kbps
64 258.8 KB i_want_to_break_free_vorbis_64kbps

Si quieres escuchar la calidad del sonido de cada formato en los diferentes bitrates de esta comparación, solo da clic en el siguiente enlace para descargar un archivo rar con todos los ejemplos: audios.rar

NOTA:
Para escuchar en todo detalle los diferentes bitrates, es necesario contar con parlantes o auriculares de buena calidad, de lo contrario, quizás no notarás diferencia alguna entre uno u otro.

Como habrás podido notar, Ogg es muy superior a MP3, especialmente en bitrates tan bajos como 64kbps. Si aún así, quieres seguir con MP3, te sugiero que comprimas tus discos a un bitrate superior a 192kbps, nunca menos, ya que a esos bitrates es virtualmente imposible percibir degradación alguna en el audio.

Personalmente, si necesito un formato con perdida prefiero Ogg antes que MP3, ya que no es tan destructivo con las frecuencias altas. Aunque me decanto más por los formatos sin pérdida, como FLAC, que no entran en este artículo.

Ahora bien, Ogg no es un formato muy utilizado por la industria, y es difícil encontrar reproductores portátiles que lo soporten, pero de que los hay, los hay. Sin embargo, es más común que los reproductores acepten MP3, de hecho, la práctica totalidad de ellos lo soportan, por lo que recomiendo que en la PC guarden en Ogg y en el reproductor en MP3, ya luego pueden utilizar algún conversor de formatos para pasar de uno a otro. Eso si, no intenten pasar de MP3 a Ogg o viceversa, o perderán aún más información, pues recuerden que la información perdida ya no puede recuperarse.

En la próxima entrada me centraré en los formatos sin pérdida o lossless, mis favoritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s