La pereza de aprender.

Me choca la gente perezosa, especialmente la que no hace nada ni por sí misma. El mero hecho de ver a alguien pasar las horas y los días sin llevar a cabo una actividad me enferma. No estoy en contra de descansar, siempre y cuando, sea un descanso merecido después de llevar a cabo alguna actividad.

No importa la actividad que se realice, hacer una instalación eléctrica, hacerla de fontanero, escribir un libro, dibujar, tocar un instrumento musical, escribir en un blog, pensar en cómo mejorar tu vida, o cualquier otra cosa que sea de nuestro agrado, lo importante es mantenerse activo y no pasar las horas muertas nada más porque si viendo la TV sin un propósito, navegar por internet sin tener un motivo mas que solo consumir sin aprovechar las posibilidades que se nos ofrecen o solo porque nos da pereza hacer cualquier cosa.

Considero que el descanso bien llevado es el que se da cuando dejas de trabajar o de hacer tu actividad para retomar fuerzas o reflexionar sobre lo ya hecho para luego volver a lo que dejaste hasta terminarlo o realizar algo diferente a lo que has acabado. Pero descansar por descansar y no hacer nada, aunque la vida dependa de ello, es realmente una barbaridad.

Y considero aún peor la pereza de aprender, pues para todo en la vida debemos aprender algo, no importa la actividad, siempre debemos aprender algo nuevo, o reaprender lo que consideramos aprendido, pues nunca falta que alguien nos venga con un nuevo enfoque de lo que pensábamos inamovible.

Que una persona me diga que le da pereza aprender tal o cual cosa, me da no solo coraje, sino tristeza de ver que alguien con un gran potencial, solo se abandona a sí misma a esperar lo que venga para luego no hacer nada.

Como dice mi abuela: “La pereza es una enfermedad, y entre menos hagas, más pereza te dará”. Lo que nos lleva a la conclusión de que la pereza es un círculo vicioso que nos produce más y más pereza.

La única solución a eso es levantarse y buscar algo qué hacer o aprender, no importa lo sencilla o banal que parezca la actividad o el conocimiento que adquiramos, la mente ocupada se estimula a sí misma para continuar, y si esa actividad reporta alguna satisfacción, mejor que mejor.

2 comentarios sobre “La pereza de aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s