La suerte me sonríe.

Como recordarán, no hace mucho reviví una vieja computadora que había estado acumulando polvo durante tres años y que utilizo como servidor, de la cual, no me había planteado actualizar su hardware, puesto que al ser un equipo obsoleto, es muy difícil encontrar piezas para él (procesador Pentium IV de 2.4 GHz, 256 MB de RAM DDR y Disco duro de 40 GB serial ATA).

Pero ¿Qué creen? hace cosa de unas horas, un tío mío me acaba de obsequiar su computadora, la cual, tiene la misma edad que la mía y cuyas pieza son compatibles (obviamente). Según mi tío, la máquina ya no tiene el rendimiento de antes (obviamente, tiene diez años) y había estado pensando en tirarla, pero dice que cuando iba a desecharla, se acordó de mi, y pensó que iba a servirme de algo. De esa forma, es que la maquinita cayó en mi poder.

Pues bien, me he dado a la tarea de traspasar la memoria de la máquina de mi tío a la mía y de paso he cambiado el procesador, pues el de mi tío es de 2.6 GHZ, por lo que 200 MHZ más de algo me servirán.

A final de cuentas, he terminado con un equipo Pentium IV de 2.6 GHZ y 640 MB de RAM (quité un módulo de 128) y haciendo la prueba, sí se nota la diferencia, pues el rendimiento ha mejorado significativamente. El disco duro no creo que se lo agregue (aunque 40 GB de almacenamiento extra son tentadores), porque el disco ya debe tener mucho trabajo y no quiero tener un desperfecto que me haga perder los datos de mi servidor a final de cuentas.

En fin, estoy muy contento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s