El culpable de que mi PC se congelara.

Es bien sabido por los lectores de este blog mi predilección por Ubuntu.

Si bien, en un principio me alejé de “Unity” lléndome hacia Xfce en busca de esa sensación clásica de poder personalizar el entorno según mi gusto. Lo cual fue una elección muy acertada a mi parecer. Puesto que ya había tenido una experiencia anterior con este entorno al haberlo instalado en la vieja computadora de mi hermana. Y ciertamente el desempeño en ese antiguo equipo era muy decente (por no decir bueno), pero aún no existía unity.

Cuando instalé Xubuntu (11.10) en mi máquina, el desempeño mejoró considerablemente con respecto a Ubuntu con Unity. Sin embargo, al poco tiempo el sistema comenzó a congelarse sin causa aparente. En un momento estaba trabajando muy bien y al siguiente la computadora había dejado de funcionar.

Pero ¿para qué contar toda la historia nuevamente? es mejor que la lean en “Me regreso a Ubuntu 11.04” antes de seguir con el resto de la historia en esta entrada.

En un aparente último intento por arreglar el problema que aquejaba a mi PC, instalé Ubuntu 11.04, pero de igual manera, el problema persistió, lo que me preocupó aún más, pues aquello me indicaba que tal vez mi corazonada de un fallo de hardware no estada del todo errada.

Abrí el gabinete de mi PC en busca de alguna pieza con problemas o cuando menos suelta, pero no había nada, todo estaba perfectamente.

En vista de que en Xubuntu estaba teniendo problemas, hice caso a un comentario en este blog en donde me recomiendan Fedora con Xfce. Entonces pensé que no perdía nada con intentar, instalé al hermano pequeño de Red Hat Enterprise Linux.

Al principio todo iba bien, pero ¡mierda! el sistema se volvió a congelar, casi confirmando lo que tanto temía: un fallo en el hardware o en el kernel.

No obstante, había comenzado a notar un patrón en el problema. Los momentos en los que el equipo se bloqueaba con mayor frecuencia era mientras escuchaba música, lo que me hizo pensar que tal vez era el reproductor o alguna de sus dependencias el causante de tal desperfecto. Pero tenía mis dudas al respecto, debido a que la computadora no solo se bloqueaba cuando escuchaba música, sino que en cualquier momento, sin importar si oía o no sonido en mis parlantes.

En ese momento estaba usando Exaile, por lo que procedí a desinstalarlo con la esperanza de que el problema se solucionara de una vez por todas. Para mi buena fortuna así sucedió.

Esto ocurrió hace casi dos semanas, y desde entonces, no he tenido problemas con el equipo. En este momento sigo usando Fedora más por la pereza que me da instalar nuevamente Xubuntu que por el cambio que haya representado el salto del derivado de Debian al de RHEL.

Finalmente, lo que creí que era un problema de hardware o en el kernel del sistema fue realmente el fallo de un simple programa para escuchar música o alguna de sus dependencias.

El saldo de esto fue la pérdida de una hoja de cálculo, lo que no produjo grandes daños ni pérdidas en mi negocio.

Es una lástima que Exaile provocara tal fallo, pues es uno de mis reproductores favoritos y no esperaba que eso fuera el origen del problema en mi PC, pero aún así, es un alivio saber que aún no tengo que cambiar de equipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s