Anécdotas de cibercafé 3

Ustedes estarán de acuerdo que algunas personas no son digámoslo de alguna manera, curiosos con las cosas. Y con curioso me refiero a ganas de aprender a hacer algo. Eh aquí dos anécdotas.

EL PREGUNTÓN.

Pues bien, ayer por la tarde llegó un chico, que en repetidas ocasiones ha venido a mi local, por su apariencia yo diría que está en secundaria.

– ¿Señor, tiene computadoras?

*(Si esos artefactos que están ahí no son computadoras, pues no sé que serán) Si.

– Es que quiero hacer una tarea.

* (y a mi que me importa) La número dos está libre.

El chaval se sienta frente a la máquina y yo la desbloqueo.

5 minutos más tarde.

– Oiga señor, ¿Se puede imprimir?

* Si, por supuesto.

– Gracias.

30 segundos después.

– Oiga señor ¿Cómo se copia?

* (¿Ya tienes como un mes viniendo y todavía no sabes como copiar?) ahorita voy.

Me levanto de mi asiento, camino hacia donde está el chamaco, tomo el ratón, selecciono el texto que me dice y lo copio en el writer.

– Gracias

* (Espero que no vuelvas a molestar) Ok.

Poco después…

– Señor…

* (¿Y ahora qué?) ¿Y ahora que?

– ¿Se puede imprimir?

* Eso ya me lo preguntaste hace rato (idiota).

– Es que se me olvidó.

* (¿Te crees Drew Barrimore o yo soy Adam Sandler?) Si, si se puede imprimir, solo escoge la impresora SCX-4828 (Es la única, espero que no te pierdas)

Se va… 1 minuto después…

– Señor…

* (Y ahí va la burra al trigo) ¿Qué?

– ¿Cómo se imprime?

* Oye, ¿No quieres que te haga el trabajo? Es más fácil.

El plebe se ríe.

– Así está bien.

* Mira, solo dale clic a archivo, luego a imprimir, y listo.

– Gracias.

* (¡Ya lárgate de aquí!) De nada.

Estaba por sentarme cuando…

– Señor…

* (MONESVOL, dame fuerzas) ¿Y ahora qué?

– ¿Ya se imprimió?

-*(¿Y para eso haces que me levante?) Si, ya.

Regreso a mi lugar.

– Señor…

* (Una más y te saco a patadas) ¿Eh?

– Se me olvidó ponerle título.

Aquí ya casi exploto…

* Pues pónselo y vuélvelo a imprimir.

– OK

Al rato…

– Señor…

* (¿Por qué no te vas? tengo cosas importantes que hacer) mande (Oh! dios de la ineptitud)…

– ¿Cómo se pone el título?

* Hasta arriba del texto.

– No sé, ¿me puede explicar?

Y ahí voy de menso…

* Solo dale doble enter a esto y escribe.

– Gracias.

Me voy a mi lugar.

– Señor…

* Ya se imprimió (no sea que haga levantarme otra vez).

– Gracias.

Al final, el escuincle se acercó a la caja.

– Señor… ¿Cuánto le debo?

* (Como tres litros de bilis, y mi vesícula) son 15 del internet y 14 de las impresiones, en total son 29 pesos.

– Ok, gracias…

* Oye, por cierto ¿De qué era tu trabajo?

– De informática…

¡Válgame!

LA QUE NO HACE NADA.

Hace apenas unos minutos se acaba de ir una chica, que acaba de hacerme pasar los minutos más ociosos con un cliente presente.

La tipa llegó…

– ¿Tiene computadoras?

* (Por qué siempre preguntan eso) Si, están acá al fondo.

– Quiero una hora.

* Nada más déjame desbloquearla.

– OK.

Desbloqueo el equipo, la mujer se sienta y se pone a abrir cuanto menú encuentra en la pantalla.

Al rato…

– Oiga ¿No tiene Corel Draw?

* (Contigo va la… mmm… primera persona que me lo pregunta en lo que va del año) No, es que como es un programa muy poco solicitado, no lo he puesto (Ya me vieras pagando los más de 8000 pesos de la licencia).

– Ah bueno.

Al rato…

– Oiga, como le hago para entrar al messenger.

Me levanto, voy y le abro el emesene.

Cuando regreso a mi lugar, me da por activar VNC y ver que hace la susodicha.

Para mi sorpresa, acaba de abrir el dichoso Ares. Me viene el temor de que vaya a tumbar toda la red, como ya ha sucedido gracias al bendito programa.

– Oiga… ¿Cómo se pone el @?

Me vuelvo a levantar, voy hasta la computadora, presiono la bendita combinación e teclas y me pregunto si realmente esta chica está en la clase de informática, porque las clases de Corel draw se dan en esa materia hasta donde sé.

Diez minutos después, noto que la conexión con la PC se ha perdido. Me levanto de mi asiento para ver que sucede, y me doy cuenta que la computadora está apagada y la chava intenta escuchar algo en los audífonos, que obviamente están conectados a la PC.

* La computadora está apagada (idiota).

– Ah.

Enciendo el equipo y me retiro.

Me siento en mi lugar y abro nuevamente el VNC, solo para encontrar que en realidad la computadora solo estaba suspendida y hay un sudoku sin resolver en la pantalla.

Para no hacer muy largo el cuento, el resto del tiempo la computadora estuvo sin hacer nada, osea, pasaron más de treinta minutos sin que el ratón se moviera, así que sin hacer ruido me paré para ver que sucedía, y me sorprende ver que la chica ¡No estaba haciendo nada, solo miraba la pantalla!

El tiempo se acabó y todavía se dio el lujo de pedir 15 minutos más.

Al final, pagó y se fue.

Yo solo me quedé viendo la puerta con cara de idiota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s