Probando Ubuntu Natty.

Ayer, después del trabajo, me dispuse a instalar Ubuntu 11.04 de 64 bits en mi PC de pruebas, una PC armada por mí con un procesador Celeron 430 a 1.8 Ghz y 1GB de RAM.

Durante la instalación todo ha ido muy bien, y muy rápido, ya que instalé desde un liveUSB. Bueno, todo bien a excepción de una cosa. Por error propio (y le achaco eso al cansancio), no configuré mi directorio home, por lo que el sistema se instaló en una sola partición, cuando me di cuenta del error, primero hice berrinche y después reinstalé.

Ya con el problema solucionado, le puse más atención al inicio del sistema y descubrí con agrado que el problema del plymouth con las tarjetas Nvidia ya ha sido solucionado, cosa que no tenía importancia para el rendimiento del sistema, pero que al momento de ser visto por personas con poco conocimiento sobre informática, inmediatamente salen a criticar (negativamente) sobre el aspecto de la pantalla de inicio.

Otra sorpresa agradable fue que ya no tuve que hacer circo, maroma y teatro para configurar mi tableta digitalizadora, ya que ahora solo fue cuestión de instalar el repositorio de “Doctormo”, conectar mi tableta y empezar a dibujar.

También me alegró que no tuve que configurar mi tarjeta WiFi, la cual, se detectó directamente desde el liveUSB y siguió funcionando después de instalar, no como en versiones anteriores.

Una de las mejores cosas que este nuevo Ubuntu trae es LibreOffice, pues a pesar de que OpenOffice.org es una gran suite, las circunstancias que le rodean no son las mejores y ya gran parte de su antigua comunidad ha migrado a su fork.

Algo que no me gustó tanto ha sido Unity, del cual no había querido emitir opinión alguna hasta que saliera la versión final de Natty, y cuyas versiones alpha ni beta probé (por falta de tiempo).

Unity, aunque no me ha dado problemas en cuestión de hardware, aún veo que es un desarrollo bastante verde, pero no por eso desmerece el esfuerzo de Canonical de entregar un producto con buen funcionamiento (ojo a nivel de hardware), aunque para mi, que dependo de Ubuntu para trabajar en mi negocio, no es una interfaz que agilice mi trabajo, por lo que he optado por mantener la interfaz clásica.

No descalificaré Unity porque sé que es un proyecto nuevo y necesita más tiempo para madurar hasta un nivel verdaderamente aceptable, sin embargo, la falta de usabilidad del nuevo entorno no me ha supuesto ninguna satisfacción fuera de lo estético, aunque de todos modos le dedicaré un tiempo para acostumbrarme; al fin y al cabo, también tuve que acostumbrarme al cambio de posición de los botones en la barra de título con lucid, y Unity no es más que un cambio de interfaz. Lo que realmente no supone un gran esfuerzo de mi parte (solamente cuando cambié de windows a ubuntu hace tres años).

En cuestión del rendimiento, el sistema todavía sigue siendo ligero en mi computadora de pruebas, a pesar de lo austero del hardware, por lo que espero que cuando instale en mi PC del trabajo (que tiene un hardware un poco más poderoso), el sistema se comporte aún con más soltura, (aunque ya tenga 4 años encima).

Ya para terminar. Aunque esta versión de Ubuntu ha sido buena, no ha sido tan genial como otras versiones (¿se acuerdan de 8.04?). Pero todavía tengo esperanza de que para 11.10 todo evolucione a una mejor usabilidad en Unity, al cabo que todavía faltan 6 meses más. No obstante, seguiré probando Unity de vez en cuando para irme acostumbrando a la nueva interfaz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s