Fuego y bandalismo en Santa Rosalía.

Hoy a las 3:30 A.M. Horario de verano, mientras dormía escuché el rechinar de unas llantas en la intersección de las calles Heroico Colegio Militar y Federico Galáz en la colonia Cuauhtemoc (mal llamada Nopalera), aquí en Santa Rosalía. De inmediato me despertó aquél ruido, pero siendo domingo en la madrugada, no lo tomé como algo fuera de lo normal, ya que los fines de semana, los conductores ebrios pasan seguido por la casa, y casi siempre acelerando en exceso. Lo que realmente me llamó la atención fueron las risas de algunas personas, al parecer todos hombres jóvenes.

Y lo que disparó mi sentido de alarma, fue un repiqueteo, como cuando se está quemando leña, de inmediato me levanté para ver, pues soy una persona que tiende a sospechar de cualquier ruido fuera de lo normal, especialmente si es de noche. Al salir al corredor de mi casa, me percaté de que había un tronco quemándose en la intersección de las calles ya mencionadas, alrededor se encontraban varios vecinos que también se habían percatado del suceso. Desperté a mi familia y todos salimos para ver que sucedía.

Como ya mencioné, había varios vecinos alrededor, todos en ropa para dormir, y comentando el suceso. Cosas como: “Ya es el colmo lo que hacen los malandros”, “Antes no se veían estas cosas” o “¿Quienes serán”; eran los comentarios que se podían escuchar.

Pero no solo era el tronco el que ardía, también un bote de basura, y más adelante por la misma calle Federico Galáz, pasando la calle Municipio Libre, lo que parecía ser un poste telefónico, o al menos, eso dijo uno de nuestros vecinos. De inmediato llamé a la policía, por fortuna llegaron rápido (aunque medio dormidos, eso si).

En esos momentos llegó la policía y tratamos de darles la mayor cantidad de detalles que pudimos, personalmente les di la hora aproximada del suceso y mencioné lo del vehículo que había acelerado repentinamente, y por el cual me desperté inicialmente.

Los policías de inmediato se movilizaron (de milagro), y al ya estar seguros de que habían visto el tronco ardiendo, mi padre procedió a apagar el fuego con agua que había traído en una cubeta, posteriormente movimos la madera mojada a un lado de la calle para evitar la obstrucción del paso de los automóviles, entre ellos, dos taxis, uno de ellos de uno de nuestros vecinos que al parecer venía de su guardia nocturna en el sitio de taxis del pueblo.

Los bomberos llegaron poco tiempo después y al parecer apagaron el fuego restante del poste telefónico, no así, el del bote de basura cercano a mi casa, el cual, se extinguió por si solo al acabársele el combustible que le proporcionaba la misma basura.

Durante aproximadamente una hora, los oficiales de la ley estuvieron rondando por la colonia, pero al parecer no encontraron a nadie. Varios integrantes de mi familia: Mi hermana menor, mi madre y yo, nos quedamos despiertos hasta casi las 6:00 A.M. en el exterior del corredor de nuestra casa por si pasaba algo más. Pero finalmente el sueño fue más fuerte que nosotros y decidimos meternos a la casa para dormir el poco tiempo de noche que quedaban.

Después de este suceso, me quedo intranquilo, pues, si ya se atrevieron a quemar algo en medio de la calle, a la próxima podrían incluso prenderle fuego a una casa.

Ya en el pasado los bándalos han hecho averías, como la noche que movieron el coche de mi madre y lo situaron en medio de la calle para obstruir el paso de vehículos, o la colocación de bolsas de basura en medio de la calle, pero nunca habían prendido fuego a nada, hasta hoy en la madrugada.

Escribo esto porque con casi total seguridad, no habrá nadie que reporte este suceso en el futuro (ya no digo en los periódicos), y como precedente de este tipo de situaciones que seguramente seguirán repitiéndose.

Si hay alguna autoridad leyendo esto, quiero decirle que si no toman cartas en el asunto, por su negligencia (porque las ha habido), algún inocente podría salir lastimado o hasta muerto, por culpa de personas que solo hacen daño a la sociedad y no tienen consideración por los demás, o que solo saben divertirse haciendo daño a la vía pública, que por cierto, nos pertenece a todos los ciudadanos.

Para nuestra buena fortuna, por ser Santa Rosalía, un pueblo chico, las cosas se saben rápido, y es posible que pronto sepamos quienes son los que hacen este tipo de actos bandálicos. Si no es así, habremos de temer, pues no sabemos cuando alguna de estas fechorías podría provocar un herido o un muerto.

Tal vez tengamos a uno o varios pirómanos entre nosotros. Y, aunque es una aseveración algo alarmante, no podemos descartarlo del todo. Y menos después de las constantes llamadas a los bomberos porque a cada rato hay fuego en los basureros.

En fin, esto es todo, solo espero que atrapen a los bándalos que hicieron esta avería. O la misma sociedad podría hacerse justicia por su propia mano en el momento de atrapar in fraganti a los malechores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s