Belleza y fealdad, subjetividades que pueden matar de depresión a cualquiera.

El concepto de belleza tiene su origen en la raíces grecolatinas de nuestra cultura occidental. La belleza es un concepto puramente subjetivo, pero su aceptación está tan arraigada que puede devastar autoestimas, especialmente entre quienes no poseen un físico compatible con el concepto de belleza que se encuentra vigente.

En la actualidad, son los medios masivos de comunicación los que imponen los estándares de belleza, que en el caso de nuestro país, generalmente distan demasiado del aspecto que tiene la mayor parte de la población.

El filósofo francés Jean Baudrillard describió alguna vez las conceptualizaciones de la era actual como hiperrealidad, que no es otra cosa que la incapacidad –inducida por los medios- de distinguir entre la realidad y la fantasía. Hay un ejemplo clásico y más vigente que nunca para entender el concepto de hiperrealidad: la foto de una modelo se manipula digitalmente –se corrige con Photoshop- antes de publicarse en una revista. Cuando la revista comienza a circular, proliferan mujeres que harán esfuerzos por semejarse a esa belleza retocada, imposible de igualar.

Lo mismo pasa en la televisión, donde durante décadas se ha construido el paradigma de la “cenicienta” a través de las telenovelas, como una forma de alcanzar mejores niveles de vida. Eso sí, la afortunada chica que será rescatada por el príncipe multimillonario, debe apegarse a un concepto muy específico de belleza. Luego entonces, se abre el mercado para tratamientos para la piel, adelgazantes y sobre todo tintes para cabello, donde nuestro país lidera sin competencia el consumo a nivel mundial. Esfuerzos y más esfuerzos por lograr el ideal que venden la televisión y los otros medios, meta que por más esfuerzos que se realicen, jamás será alcanzada.

¿Y qué hay de quienes distan demasiado del “ideal” de belleza? ¿Qué le ocurre a quienes carecen de esos ojos grandes, la tez clara, simetría “perfecta” en el rostro, cabello castaño, rasgos juveniles y hoy en día, como requisito indispensable, una notable delgadez? Simple: tienden a ser relegados. Son los “feos” y las “feas”, personas como cualquier otra de este mundo, pero con un aspecto que los margina del trato digno, la inclusión y en ocasiones hasta de un espacio vital en el mundo. Y no son minoría, ya que si nos apegamos estrictamente a los referentes que aparecen en las teleseries, la mayor parte de la población no calificaría ni para el elenco de reparto.

Programa experimental para ayudar a quienes se siente feas
En los años más recientes, las consecuencias de todo ese bombardeo mediático y mercadológico ha inquietado seriamente a muchos estudiosos. Las depresiones y todas sus fatales consecuencias van en ascenso, mientras la frustración se multiplica, porque mucha gente se siente atrapada en una situación tan fatal como irremediable.

Por esa razón, las universidades de Granada y Jaén (España) han lanzado un programa experimental para apoyar a mujeres que se sienten “feas”. El afán no es lograr que se sientan “bonitas”, sino más bien para que comprendan que los agresivos mensajes que pretenden imponer un estándar de “belleza”, no son otra cosa que constructos mercadológicos y completamente inalcanzables, por los que no vale la pena apostar toda la vida.

Ambas facultades están ofreciendo una terapia gratuita para voluntarias de entre 19 y 30 años, que sean capaces de admitir abiertamente que no les agrada su aspecto físico. María del Carmen Fernández-Santaella, especialista de la Universidad de Granada y responsable de los trabajos, destacó la importancia de tratar a todas estas personas, ya que “la preocupación por el aspecto afecta a una proporción alarmante de la población”.

“El ideal de belleza transmitido por la familia, los amigos y los medios de comunicación es tan rígido en nuestra sociedad, que llega a alterar la percepción que una persona tiene sobre lo que es una apariencia normal”, explicó Fernández-Santaella en una entrevista que concedió a la cadena británica BBC. “Son patrones inalcanzables que acaban causando trastornos graves, lo que en psicología llamamos descontento normativo”, refirió la experta.

El experimento está admitiendo a cualquier mujer, dentro de los rangos de edad establecidos, que se considere fea y se encuentre viviendo problemas emocionales o de adaptación social a causa de su aspecto. Estas instituciones recabarán datos como obesidad (índice de masa corporal igual o superior a 30 puntos), trastornos alimenticios, sin dejar de lado las dietas frustradas y los esfuerzos excesivos por realizar programas de ejercicio físico. El equipo diagnosticará también los problemas psicológicos ocasionados por una baja autoestima, tales como ansiedad o depresión.

“No se trata de hacer que las personas se sientan más bellas, sino de reducir su nivel de estrés. Una vez que dejen de atentar contra sí mismas, les ayudaremos a controlar la ansiedad, reconocer su belleza y reducir el malestar que les provoca aspecto”, refirió María del Carmen Fernández-Santaella. En el proyecto se cuenta también con la participación de científicos holandeses y alemanes, para resolver trastornos como obesidad, bulimia y anorexia.

Probablemente la medida –no se olvide, aún experimental- llega tarde, a una sociedad donde la credibilidad en la mass media –todavía- es demasiado grande y en consecuencia, los referentes estéticos están ya muy profundamente arraigados. Aún así, es un ejemplo que seguramente muy pronto van a seguir otras naciones, ya que los cuadros depresivos afectan profundamente la vida de las personas, y en consecuencia, deterioran la eficiencia de la maquinaria productiva. (Incluye información de bbc.com)

Fuente: e-consulta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s