De como convencí a mi tío para que se pasara a linux

Este fin de semana sucedió que uno de mis tantos tíos me pidió urgentemente que le ayudara con un problema con su computadora.

Resulta que su máquina había comenzado a ponerse lenta en todo lo que hacían, y cuando sus hijas trabajaban en ella, las actividades más cotidianas tardaban mucho en poderse realizar debido a este problema. Entonces me preguntó si yo podía ayudarle, cosa a la que no me resistí, ya que es mi tío y le debía algunos favores, por lo cual gustoso acepté ayudarle.

Primeramente el me contó que la había adquirido en un ciber café cercano a su casa, por lo que deduje inmediatamente el tipo de uso que debía tener este sistema, especialmente cuando la mayoría de los propietarios de ciber cafés en esta región, son muy descuidados en cuanto al mantenimiento que necesitan los equipos informáticos.

Otra pregunta fue si le habían entregado algún disco junto con la computadora; pero ¡oh sorpresa, ni siquiera le habían dado una mísera indicación de lo que debía hacer con ella! Mi primer pensamiento ante esto fue: Deberé darle algo de mantenimiento para ver si mejora el desempeño.

Como mi tío vive en Mulegé, la computadora debía trasladarse hasta mi domicilio en Santa Rosalía, cosa que pactamos sin contratiempo.

Este sábado pasado, la computadora llegó a mi hogar, mi primera impresión fue la de ver un equipo bien cuidado, y a pesar de ser una PC con algunos años encima, estaba en buen estado, hecho que pude comprobar al abrir el gabinete y ver que en el interior de la máquina no había gran acumulación de polvo, a excepción del disipador del procesador, el cual tenía acumulada una poca de mugre, cosa que no me llevó mucho tiempo eliminar.

Después de limpiar la maquinaria de la poca tierra acumulada, procedí a conectarla y encenderla; en ese momento pude darme cuenta de lo lenta que estaba la PC, pues se tardó alrededor de 5 minutos en iniciar, y eso es mucho para windows XP.

Me puse manos a la obra, y lo primero que hice fue eliminar los archivos temporales, después desfragmentar el disco duro, lo cual se tardó alrededor de una hora, posteriormente procuré limpiar el registro y desfragmentarlo, y eliminé programas innecesarios que habían quedado instalados desde que estaba en el ciber café.

Al cabo de 4 horas reinicié con la esperanza de que windows volviera a estar en condiciones para poder ser usado sin contratiempos, pero vaya decepción, el equipo seguía como si nada hubiera pasado, seguía igual de lento a pesar de haber desfragmentado, limpiado el registro y eliminando programas innecesarios. Entonces decidí hacer un escaneo del disco duro en busca de algún virus que estuviera acaparando los recursos de la máquina, pero el antivirus ni siquiera inició, estaba completamente estropeado a causa de dichoso virus, además estaba trabajando con un windows pirata, ya que las actualizaciones no podían instalarse debido a que no era una copia genuina y allí fue donde me di cuenta de que tendría que formatear el disco duro.

Cuando la idea de formatear el disco duro cruzó mi mente, recordé que hacía poco más de un mes le había platicado a mi tío acerca de linux, especialmente de ubuntu, y le había llamado la atención la idea de no tener problemas con los virus y no tener que desfragmentar el disco duro.

Pero aún así, tenía la duda de si aceptaría el cambio, especialmente cuando mi tío es una persona que no sabe mucho de computadoras y sus hijas solo conocen windows. No obstante, también me preocupaba la legalidad del sistema y aunque podría haberles instalado windows con mis discos, el problema recaía en que mi copia, a pesar de ser genuina, no puede ser instalada más allá de mi máquina, y de hacerlo estaría cayendo en la ilegalidad. Finalmente este último detalle fue el que me hizo tomar la decisión de borrar windows e instalar linux.

La elección del sistema fue inmediata; al tratarse de un equipo parecido en características al de mi hermana: procesador pentium 4 2.66 GHz, 512 MB en RAM, Disco duro de 40 GB. No podía ponerle ubuntu, así que me decidí por xubuntu que es mucho más ligero.

Al cabo de 15 minutos el sistema ya estaba instalado, y corriendo perfectamente, entonces comencé a instalar las actualizaciones, e instalé lo que consideré útil para alguien en edad escolar (como son las hijas de mi tío) y que no necesita de herramientas profesionales; OpenOffice.org y aMSN principalmente.

Mientras hacía todo lo anterior, me dispuse a crear un archivo a manera de manual en Writer de OpenOffice.org, para hacer la trasición lo menos traumática posible. Desde conocer la hubicación de los programas, hasta como cambiar la apariencia de las ventanas y cambiar los fondos de pantalla; en total fueron 27 páginas de indicaciones con imágenes, además de una breve introducción al software libre y linux.

Ayer domingo, mi tío vino por la computadora, y le expliqué como estaban las cosas, él pareció comprenderme y obvimente me ofrecí para que en caso de que tuvieran alguna duda, yo pueda ayudarle.

Solo espero no arrepentierme de haber tomado esta decisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s