La informática en mi vida académica y personal

Durante el transcurso de mi vida académica, la asignatura que más me gustaba era la de informática -computación-. Sin embargo, siempre me pareció que lo que nos enseñaban no era suficiente, y por tal motivo siempre me vi obligado a investigar más de lo que mis maestros me enseñaban en esas dos cortas horas semanales.

Mi primer contacto con una computadora fue a mediados del mes de julio de 1997, en la escuela preparatoria de mi localidad, en donde laboraba como conserje mi señor padre. En aquél entonces yo tenía 12 años de edad y acababa de terminar sexto grado. Recuerdo perfectamente que me sentía muy emocionado, pues por fin tendría la oportunidad de manejar un equipo informático.

Creo que fueron dos semanas antes de terminar el ciclo escolar, cuando el director de la preparatoria vino a nuestro salón y nos dio la noticia de que se llevaría a cabo un curso de computación, en dicha institución, el precio de la inscripción sería cien pesos, y el curso creo que duraría una o dos semanas eso no lo recuerdo bien.

Afortunadamente, como mi padre trabajaba en esa escuela, el curso me salió gratis. Para mi aquello era como estar en el paraíso, y me entusiasmaba mucho el ir a manejar una computadora, aunque fuera en línea de comandos como lo es MS-DOS; claro que para esa fecha ya había salido Windows 95, sin embargo solo había una máquina con ese sistema operativo en todo el plantel y era la máquina que nuestra profesora utilizaba, por lo que estaba prohibida para nosotros.

El curso terminó y transcurrieron las vacaciones, entré a la secundaria -en un colegio de religiosas del cual no sé como salí vivo- y mis conocimientos en computación siguieron aumentando, a pesar de que seguimos utilizando MS-DOS para todo; hasta este punto todo bien. Sin embargo, la cosa comenzó a tornarse aburrida cuando comenzamos a repetir los procedimientos, y nos estancamos en en aquél programa llamado “Banner” del cual no nos separamos durante dos meses, era tan aburrido que a veces creía mejor dormirme en clase que continuar con eso.

Mientras mis compañeros de clase se divertían con lo que hacían, yo me aburría porque no avanzábamos y algo que a mí me caracteriza es que siempre estoy tratando de aprender algo nuevo, y en esa clase no sucedía nada sustancial.

Un poco de aire fresco llegó cuando comenzamos a utilizar el famoso “Edit” con el cual fue mi primer acercamiento formal a un procesador de texto, pero nos volvimos a estancar y el tedio comenzó a ser otra vez la constante. así transcurrió mi primer año de secundaria en lo relativo a las computadoras.

Para segundo año, la cosa siguió igual durante el primer mes y mientras mis compañeros seguían disfrutando aquellas monótonas clases de MS-DOS, yo me aburría como viejito en un asilo. Todo cambió cuando nos introdujimos en el entorno windows 3.11, y aunque no era un sistema operativo como tal, si le daba un aire de mayor sofisticación a lo que hacíamos. Primero empezamos a practicar el uso del ratón con el “paint” -En aquella versión en la que todavía se llamaba “Paintbrush”-, el cual me gustó mucho, yo creo que desde ahí me comenzó a gustar el dibujo por computadora.

Después de “Paintbrush” con el cual aprendimos a usar el ratón, pasamos a utilizar “Word” del cual no nos separamos durante los próximos cuatro meses, los cuales fueron muy buenos, puesto que en cada clase aprendíamos algo nuevo. Posteriormente nos pasamos a “Excel” y finalmente a “Powerpoint”. Ese año fue algo muy bueno para mí.

El último año de secundaria fue verdaderamente aburrido, pues repasamos todo lo que habíamos aprendido de word, excel y powerpoint, y la situación no fue mejor al entrar a la preparatoria.

En el bachillerato la situación siguió igual, incluso peor, porque nunca salimos de word durante los tres años que duro mi educación media superior. Afortunadamente en enero de 2002 fue cuando por fin se me hizo tener una computadora en mi casa, con la cual tuve la oportunidad de hacer y deshacer a mi antojo, sin estar sujeto a las reglas de la sala de cómputo de la escuela, en donde siempre nos prohibieron hacer algo diferente a lo que el maestro decía.

Al tener un equipo de cómputo en mi casa, yo podía hacer todas las cosas que me prohibían en la escuela, y aunque en varias ocasiones llegué a provocar la caída del sistema, siempre pude repararla (aunque aún no sé como).

Es esta época yo aún era muy ingenuo en las cuestiones de la informática, pero como dice el dicho “Echando a perder se aprende”le di rienda suelta a mi curiosidad con tal de satisfacer mi sed de conocimientos, pues además de las clases en la escuela, siempre trataba de ir más allá en mi casa cuando practicaba lo aprendido, lo cual me valió tener el primer lugar en la clase computación, a pesar de que tenía compañeros que disponían de un equipo desde hacía mucho tiempo antes que yo.

La cosa mejoró cuando por fin tuve internet, y ya no me limité a lo que había aprendido por mí mismo, sino que comencé a buscar en diferentes sitios la forma de mejorar mi equipo y aumentar mis conocimientos. Claro que con la llegada de internet a mi vida empezaron también a llegar los virus y diferentes amenazas.

Cuando entré a la escuela normal, lo primero que nos hicieron al entrar a la sala de cómputo fue un examen para ver que tanto sabíamos, por supuesto que el examen estaba muy fácil y solo consistía en hacer un documento en word que tuviera: sangría en la primera línea de cada párrafo, letra capital al inicio del documento y una la lista con numeración.

Por supuesto que pasé el examen, y no porque lo haya aprendido en la escuela, sino que lo aprendí por mi cuenta, ya que en las escuelas lo que se llama clase de computación solo consiste en enseñar lo mínimo indispensable, lo que en la mayoría de los casos es insuficiente a la hora de hacer un examen de ese tipo. La mayoría de mis compañeros tuvieron que cursar la asignatura y solo unos pocos tuvimos la fortuna de exentar el resto del semestre.

Durante el transcurso de mis estudios aprendí no solo a utilizar el software de la máquina, sino que también aprendí como darle mantenimiento a mi equipo sin tener que gastar fuertes sumas para que otro lo hiciera por mi, para lo cual, me ilustré en libros en donde se trataba la cuestión del hardware, desde su instalación hasta su mantenimiento y como siempre, traté de ir más allá, lo cual me trajo algo de beneficio económico, pues yo estaba en el internado anexo a la escuela y varios de mis compañeros, ya sea de cuarto o de clase, me pedían que les diera mantenimiento a sus equipos porque se ponía lento o porque no funcionaba algo o simplemente querían formatear su máquina.

Una constante en todo ese tiempo fue que siempre utilicé Windows, por lo que alcancé a aprender muchas cosas de ese sistema, no obstante, era constante que hubiera algún virus, troyano, gusano, etc. efectando algún equipo, incluido el mio, a pesar de que siempre trataba de mantener la seguridad de mi máquina lo más alta posible.

Hace aproximadamente un año que me atreví a darle un vistazo al mundo linux (más concretamente a ubuntu), al cual muchos windowseros le tienen miedo (o le teníamos), ya sea porque temen que sea muy difícil o por los falsos mitos que se han creado alrededor de esta plataforma. La verdad es que me sorprendió lo bien que funciona mi máquina con este sistema. Al principio comencé como todo usuario que se cambia de la plataforma de microsoft a Linux; haciendo un inicio doble en donde podía escoger el sistema a utilizar.

Con el tiempo Linux me ha ido llamando más la atención y de un momento para acá dejé de utilizar windows, de hecho lo desinstalé hace como un mes de mi máquina, ya que he dejado de extrañarlo. y me siento contento con eso, pues a diferencia de windows, linux me permite hacer todo lo que el otro sistema no me dejaba, así que mi necesidad de aprender nuevas cosas por el momento está más que satisfecha.

Desde que empecé mi camino en esto de la computación, mi hermana me ha seguido los pasos, así que cada cosa nueva que aprendo, se la transmito a ella y viceversa. Cuando aprendí a usar windows, ella siguió de mi, cuando aprendí a utilizar photoshop, ella me imitó; aunque cuando empecé a utilizar ubuntu mi hermana se mostró algo reticente a usarlo, pues estaba muy habituada al uso del software de microsoft, por lo que le tomó aproximadamente un año aceptar que le instalara ubuntu en su computadora, la cual ya tiene más de cinco años y fue mi segunda computadora (la primera se la vendí a una tía, y actualmente uso la tercera).

Instalé ubuntu sin consentimiento de mi hermana y cuando ella se dio cuenta de esto, me puso una regañada que por poquito me deja sordo. Pero luego le expliqué que lo hice para que en caso de que un virus atacara windows, ella tuviera un segundo sistema con el cual recuperar sus datos en caso de necesitara formatear la partición NTFS de su máquina, obviamente eso no le agradó del todo.

Como si hubiera sido una profecía, a la semana siguiente, exactamente a los ocho días de haberle dado mi argumento, la máquina de mi hermana fue atacada por el virus “Conficker” que lo primero que hizo fue deshabilitar el antivirus y ya no pudo hacer nada por recuperar el control de su windows. Ahí fue cuando me vio y yo le contesté “te lo dije”, así que inmediatamente le pedí que iniciara sesión en ubuntu y hasta la fecha no ha vuelto a tocar windows, a pesar de que se lo volví a instalar y ahora es muy feliz con ubuntu, el cual, le ha dado vida nueva a su vieja computadora.

Ahora, todo lo contado anteriormente ha sido parte de mi experiencia acumulada durante los últimos doce años de mi vida en en campo de la computación y me pongo a pensar, por qué en las escuelas no son capaces de dar una buena clase de computación y que no solo se limiten a dar clases de windows y office, en todo caso la asignatura debería llamarse “Microsoft windows y office” y no informática o computación.

Porque el campo de la informática no solo se limita al software de microsoft, sino que también existen muchos otros sistemas operativos que bien podrían ser mejores en muchos aspectos al de la compañía de Redmond. Y no me salgan con que es el software más utilizado del mundo, eso ya lo sé, pero también hay gobiernos, instituciones educativas, instituciones de salud y empresas que utilizan sistemas diferentes a windows y uno nunca sabe con qué se puede encontrar, y la tendencia a utlizar software libre es cada vez mayor.

Para finalizar esta larga entrada, debo mencionar que si alguien quiere aprender algo más, no debe limitarse a lo que le enseñan en la escuela, debe profundizar más y no quedarse estancado en un solo sitio o esperar a que alguien más le resuelva sus dudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s